Con grandes responsabilidades dentro de la cueva, ó dugout, mirando al terreno de juego y a cargo del equipo que es favorito para ganar la División Oeste de la Liga Americana, el dirigente de los Angels Mike Scioscia no deja que ninguna circunstancia ó situación del juego se interpongan en lo que su próxima movida debe ser.

Scioscia, manejando al equipo con sede en Anaheim, está a cargo de cada detalle presente durante el desenvolvimiento del juego, tales como las señas que le pasa al coach de tercera base, la alineación defensiva, el contacto en señas con los receptores, y aún más importante, el anticipar la manera de fabricar carreras y alinear al cuerpo de relevistas en su estelar bullpen para tratar de sellar la victoria. Al mejor dirigente que han tenido los Angels en su historia, probado por su establecida marca de más juegos ganados que cualquier otro en la historia de la franquicia, no se le escapa una oportunidad de pensar por adelantado cómo colocar a sus jugadores en posición para que sean exitosos. Ese tipo de pensamiento y preparación obviamente colocan a su equipo en la senda del éxito; y lo que es el mejór medidor de su fórmula, ganar juegos.

La disciplina que practica el dirigente de los Angels es algo que aprendió mientras pasaba largas horas en solitarios terrenos de juego después de terminados los partidos de entrenamiento en Vero Beach, Florida. En aquel entonces, se encaminaba a ser un estelar receptor y "Todo Estrella" con los Dodgers de Los Angeles. "Aprendí mucho de Del Crandall, quien me instruyó por largo tiempo a través de las Ligas Menores y la pelota de invierno en República Dominicana. Pero me considero muy afortunado, porque además de Crandall, siempre estuve rodeado de grandes de la receptoría como Roy Campanella, John Roseboro y el mismo Steve Yeager, catcher titular a mi llegada a Los Angeles", compartió. Scioscia los considera a todos, aunque con diferentes estilos, "maestros de los fundamentos del juego", que comprendían los distintos aspectos del desarrollo de un partido de béisbol.

El énfasis en esos fundamentos es lo que han hecho de Scioscia el manager más admirado dentro de la división, y el único en haber ganado una Serie Mundial entre todos los dirigentes que han tenido los Angels. El líder de la escuadra del señor propietario Arturo Moreno, Scioscia, veterano de 15 campañas como jugador, ha sabido ser esa presencia estable dentro del camerino de su equipo. El jardinero superestrella Vladimir Guerrero es uno de los grandes admiradores de su dirigente al expresar que, "la manera en que él mantiene a todos los jugadores preparados es positiva, y para los latinos es importante tener a un manager que pueda hablar español; él relaja (ó vacila) con nosotros y sabe relacionarse, ya que también jugó en la República Dominicana".

Es un sentimiento compartido por la mayoría de los jugadores que se han enfundado la camisa de los Angels bajo el mando de Scioscia, quien comenzó su carrera como dirigente en las Ligas Menores, haciendo paradas en Albuquerque, 1999 (Triple A -Dodgers), y en la Liga Otoñal de Arizona, 1997 (Peoria). También sirvió como coach de la banca con los Dodgers en los años 1997 y 1998; además fue instructor de receptores en Ligas Menores para dicha organización por un par de años.

Hoy en día considerado uno de los mejores estrategas en las Grandes Ligas, y guiando a los Angels por buén camino una vez más en el 2007, los fanáticos angelinos esperan ver a su afamado # 14 celebrar junto a sus jugadores unas veces más en octubre, mientras es bañado en champagne.