El gran alivio que siente el toletero venezolano Juan Rivera al arribar saludable a los campos primaverales de los Angels es un sentimiento que llevará con él por mucho tiempo. Luego de pasar otro invierno jugando pelota invernal y junta a sus familiares en Venezuela, jamás verá como rutina ese primer día de intercambio de manos, abrazos, y chistes de parte de sus compañeros de equipo.

Sólo tiene que recordar su arribo al mismo escenario un año atrás.

En el invierno del 2006, luego de su mejor temporada en las Grandes Ligas, Rivera sufrió la fractura de su pierna izquierda durante un partido en su natal Venezuela. El nativo de Guarenas recuerda bien las dudas de si iba o no a jugar béisbol otra vez, y el dolor que lo acompañaba al ver lo que enfrentaba.

"Jamás tomaré un día de entrenamiento a la ligera, porque lo que viví fue tormentoso. Hace un año llegué aquí en muletas, recién operado, y con los pensamientos nublados porque no sabía acerca de mi futuro."

En el 2007, el jardinero de 29 años de edad, perdió prácticamente los primeros cinco meses de la temporada, y se fue a rehabilitar el 13 de agosto a las ligas menores antes de integrarse al equipo grande para el mes de Septiembre. Durante ese mes, mientras los Angels se encaminaban a otro cetro de la división oeste, Rivera se entregó al máximo, bateó .279, pegó par de cuadrangulares, y remolcó 8 carreras, consumiendo 43 turnos.

El manager Mike Scioscia vio suficiente del bate y de la recuperación en su pierna que lo incluyó en el roster de los playoffs contra Boston, donde pegó un hit en tres turnos.

Esta primavera presenta un nuevo reto para Rivera y no se trata de su salud, sino acerca de dónde consumir turnos para ser productivo.

¿Los Angels tienen muchos cuerpos para jugar los jardines y no hay suficientes puestos, por ello Scioscia ha tratado de establecer públicamente que tendrá una rotación para la posición de bateador designado entre sus jardineros titulares Garret Anderson (izquierdo), Torii Hunter (centrál), Vladimir Guerrero (derecho), y junto a ellos el también jardinero centrál Gary Matthews Jr. Dónde pone esto a Rivera?

Esa es una pregunta que el dirigente piensa se resolverá con el tiempo.

"Sabemos lo productivo que Juan es como jugador, tanto al bate como a la defensa, y el será parte importante de nuestro equipo. Por eso estamos trabajándolo en primera base aquí en los entrenamientos, ya que en ocasiones contra lanzadores zurdos el podrá complementarse con Casey Kotchman. Ha lucido bastante cómodo en el territorio de primera base, y tenemos confianza en que tendrá muchas oportunidades para contribuir."

Rivera, como todo jugador, quisiera tener un puesto regular, y dice que había jugado la primera base en su infancia pero no se queja, indicando que "cumpliré con lo que me ofrezcan y estoy trabajando en mi juego...con Dios por delante, los turnos llegarán."