ANAHEIM -- El venezolano Kelvim Escobar regresó al clubhouse esta semana y dijo que su hombro se siente más fuerte luego de completar un programa de lanzamientos en Arizona, en donde hizo lanzamientos a 120 pies de distancia.

Escobar dijo que mientras no hay fecha exacta para su regreso, desearía regresar después del descanso del Juego de Estrellas y que no estaría opuesto a que sea empleado como relevista.

"Quiero recuperarme y ayudar al equipo de cualquier forma", indicó Escobar. "Se trata de ganar, y voy a participar en cualquier papel que me necesiten. Con tal de que ayudes al equipo y pienses que estás contribuyendo a las victorias, eso es lo único que importa".

Escobar tiene experiencia saliendo desde el bullpen. En su carrera ha aparecido en 209 juegos como relevista con 4.44 de efectividad pero no ha lanzado en ese papel desde el fin de la temporada del 2005 con los Angelinos.

El piloto de los Angelinos Mike Scioscia señaló que Escobar lanzará en una sesión en terreno plano esta semana y luego, si todo sale bien, podría lanzar de la lomita dentro de 7 a 10 días. Scioscia dijo que los Angelinos no han descartado traer a Escobar como relevista, pero todavía es muy temprano para decidir.

"Vamos a tener todas las opciones abiertas, pero todavía es prematuro hablar de qué papel desempeãrá Kelvim cuando vuelva", explicó Scioscia. "Tiene que dar unos pasos grandes. Tiene que lanzar bien desde la lomita y eso tomará tiempo".

El venezolano de 32 años de edad, el año pasado alcanzó la mayor cantidad de victorias en su carrera con 18 y tuvo un promedio de efectividad de 3.40 en 30 aperturas. Pero comenzó a sentir un desgaste en el hombro en septiembre y fue diagnosticado con un rasgón en un tendón del hombro derecho a finales de marzo luego de sentir un dolor durante una sesión en donde lanzaba a 45 pies de distancia durante mediados de marzo.

Escobar creyó en ese entonces que tal vez necesitaría cirugía, pero ahora que sus recientes entrenamientos han salido bien, dijo que ya no piensa así. "Ahora pienso en mi preparación para volver. Se siente bastante fuerte. No siento ese pellizco o la incomodidad de antes. El hecho de que puedo lanzar de 120 pies por 5 a 10 minutos son buenas noticias. Mi hombro está fuerte".