Ha sido un drama estilo Hollywood, pero por fin hubo una conclusión.

Mark Teixeira es miembro de los Angelinos, y Manny Ramírez de los Dodgers.

Son dos situaciones similares con dos jugadores muy, pero muy diferentes.

Ambos van a exigir mega-contratos luego del 2008, probablemente con números que vayan a justificar en parte lo que lleguen a pedir.

Ambos son estelares que brillarán en el sur de California. Ambos son capaces de cargar en sus hombros a un equipo.

Pero la forma en que cada uno se acerca a la agencia libre es lo que los separa.

En Boston, los campeones llegaron a su límite a la hora de lidiar con el dominicano Ramírez, el famoso "Manny siendo Manny". Los Medias Rojas tenían opción sobre Ramírez de US$20 millones para las temporadas del 2009 y del 2010, y el jardinero nunca perdió la oportunidad de recordárselo a todos.

"Sé que me tienen ahora, pero ya es suficiente", dijo Ramírez. "Estoy cansado de ellos, y ellos de mí. Luego del 2008 que me manden una carta, lo que sea, ni siquiera hay que llamar a mi representante. 'Gracias por todo, vas a ser agente libre, no vamos a ejercer la opción del 2009'".

Pero con todo y eso, Ramírez no esperaba que los Medias Rojas lo cambiaran en esta semana.

"En Boston no son unos estúpidos", dijo Ramírez antes de la fecha límite. "No lo van a hacer. Pueden decir lo que quieran. Pero a la hora de hacer un trato, no van a hacerlo porque saben lo que tienen aquí."

En cuanto a Teixeira, simplemente juega. Es la antítesis de Manny. A Teixeira se le acusa de ser "aburrido" a veces y demasiado serio. No dice mucho, y cuando habla no habla mucho. Se convertirá en agente libre después de esta temporada y al igual que Ramírez, va rumbo al mejor pago de su carrera.

Pero Teixeira guardó silencio durante el proceso de su cambio de Atlanta a los Angelinos, y eso resultó muy bien. Así fue tanto en Texas como en los Bravos. Cuando fue canjeado el pasado martes de Atlanta a Los Angeles, su reacción fue estilo, "Teixeira siendo Teixeira".

"Tienen el mejor equipo del béisbol ahroa mismo", dijo Teixeira sobre los Angelinos. "Y no voy a llegar a hacerlos diferentes. Sólo pretendo agregar algunas carreras más."

"Tienen todo el pitcheo que necesitan, tienen gran defensa, entonces, quiero llegar y ser una pieza más en ese rompecabezas", continuó el primera base. "Encuentran la forma de ganar, corren las bases y juegan una gran defensa. Son un equipo que domina bien los fundamentos."

Del otro lado, Ramírez causó un revuelo la semana pasada cuando sorprendió al manager de Boston, Terry Francona, diciéndole que no podía jugar debido a unos dolores en la rodilla. La lesión no aparecía en ningún informe médico del equipo. Dos días después, Ramírez estaba programado para jugar, pero dijo que no podía, diciéndole al coach de la banca, Brad Mills, que no estaba disponible. Esa conversación resultó en dos exámenes de resonancia magnética, que salieron negativos.

Sin embargo, fue difícil ignorar los "resultados". Ya no tenía tanta gracia el espectáculo de "Manny siendo Manny". Ya no era tan cómico eso de esconderse detrás de la pared del jardín izquierdo, chocarle los cinco a los fans cuando la bola estaba en juego y tirarse en el terreno de manera aparatosa al dejar caer un batazo. En Boston dejaron de darle el beneficio de la duda.

En Los Angeles tendrá la oportunidad de recuperarlo. Y lo necesita. Ramírez siempre será un personaje, pero la forma en que se le ha pintado últimamente-como egoísta, no un jugador del equipo y posiblemente exagerando los dolores-es difícil de superar, aún con el talento de Manny Ramírez.

En Boston se sugirió que el comportamiento errático de Ramírez era un intento de que los Medias Rojas lo cambiaran o para que no ejercieran su opción para el 2009.

Nos gustaría pensar que eso no es verdad. Quiera usted o no saber de Manny, eso dejaría una marca negativa a un tiempo de muchos buenos recuerdos en Boston.

Al fin y al cabo los equipos van a querer a Manny en sus filas porque sabe batear. Ahora será en Los Angeles durante dos próximos dos meses, y podría ser en otro lado la próxima temporada. La gente aguantará su conducta porque cuando quiere, Ramírez es capaz de ser el mejor bateador del béisbol.

Pero por más que Manny "haya sido Manny" en los últimos años, no caería mal que el dominicano fuera un poco más como Teixeira de vez en cuando.