ANAHEIM -- Por mucho tiempo la filosofía de los Angels ha sido esa de no sacrificar el futuro por el presente; pero cuando se está tan cerca de un logro tan especial, hasta las reglas más implementadas deben de ser revisadas.

Una organización dotada de un talento profundo acaba de elevar el ánimo de su afición a un nuevo nivel con la adquisición del joven toletero Mark Teixeira.

Ya cuando se pensaba que los Angels se sentían satisfechos con la labor realizada últimamente por la ofensiva, promediando más de seis carreras por juego en el mes de julio, el Gerente General Tony Reagins se mueve para aterrizar al nombre más mencionado y al bate más codiciado en este mercado.

El precio, considerado barato, honestamente hablando, fue la prometedora primera base Casey Kotchman, y el lanzador prospecto Steve Marek. Kotchman disfrutaba de su mejor campaña en Grandes Ligas, habiendo establecido varias marcas ofensivas personales.

Las credenciales que trae Teixeira, el ambidextro primera base de 28 años de edad son impecables; pero para el mismo Teixeira ha sido una temporada extraña, que comenzó en Atlanta, hacia donde había sido cambiado hace exactamente un año.

El pasado julio del 2007 pasó a los Bravos procedente de los Rangers de Texas en un cambio que incluyó a un total de 7 jugadores. En esta temporada con los Bravos de Bobby Cox, bateó para promedio de .283, 20 cuadrangulares y 78 carreras impulsadas.

Añadido a esos sólidos números, en 103 partidos con Atlanta tenía un porcentaje de embasarse de .390, y su sólido guante en primera base había cometido solamente 2 errores.

Comentó el más nuevo Angel que, "lo primero que vino a mi mente al oír del cambio a los Angels fue 'playoffs, Octubre'. Nunca he tenido la experiencia de jugar en post-temporada y con este equipo siento que voy a tener esa oportunidad. Tengo mucho tiempo jugando en contra de Mike Scioscia, y sus equipos siempre están bien preparados y te pueden ganar de muchas formas".

Añadió que "aquí voy a formar parte de lo que ya es un muy sólido equipo y me adaptaré rápido".

Teixeira, ganador de dos Guantes de Oro (2005 y 2006), comenzó su carrera como tercera base, y hasta fue probado en los jardines por el otrora dirigente de Texas Buck Showalter. Su guante estable, como el de Kotchman, será importantísimo en la ayuda a sus fildeadores y al cuerpo de lanzadores, uno de los mejores en el béisbol. Con el bate, el ambidextro es clase aparte, promediando 36 jonrones y 118 remolcadas en los últimos cuatro años.

Con su nueva franela y su numero '25', se une a una alineación tormentosa, encabezada por Vladimir Guerrero, Torii Hunter, Juan Rivera y Garret Anderson, alineación que durante el mes de julio barrió a Boston dos veces.

Los preparadores son Chone Figgins, Maicer Izturis, Erick Aybar, que son complementados por Howie Kendrick y Jeff Mathis.

Los Angels han gozado de excelente campaña, y sabemos que nada está garantizado para el Otoño, pero con éste cambio hay más lanzadores opuestos pensando en cómo sobrevivir el ataque angelino.

La pregunta que seguirá presente es: ¿era este bate el que se necesitaba para lograr otro campeonato mundial?

La respuesta vendrá en cómo juegue el conjunto de ahora en adelante, pero los elementos están alineados. Octubre espera...