Es mi opinión de que ciertos jugadores jóvenes llegan a una etapa en su carrera en la que la zona de aprendizaje tiene que ser ampliada, retada, es más, hasta cambiada.

Me refiero a lo que he presenciado por años, y hasta he sido beneficiario de aprender sentado en la banca de un equipo de Grandes Ligas. Esas experiéncias no se reemplazan con nada.

Casos recientes con el equipo de los Angels cuentan con el torpedero Erick Aybar, el super utility Chone Figgins, el sólido jugador del cuadro Máicer Izturis, y el catcher Mike Napoli. Cada uno de estos jugadores tuvo que esperar su oportunidad para jugar, tener paciencia, y hacer muchas preguntas a jugadores veteranos durante el desenvolvimiento de una aguerrida campana de beisbol en el demandante mundo del mejor beisbol.

Jugando a diario en Triple-A no hubiesen aprendido muchas de esas cosas, ya que el ambiente de presión se presta más a reacción y preparación de la mente, que a habilidades atléticas.

En ese aspecto, y por sus tremendos numeritos en ligas menores los últimos años, el tiempo ha llegado para el cubano Kendry Morales. Otra temporada en las ligas menores no lo va a convertir en un mejor jugador. La pelota invernal dominicana ha sido testigo una vez más de las cualidades ofensivas y del juego defensivo mucho mas redondeado del caribeño.

Durante la campaña regular de invierno participó en 26 partidos, en los que tuvo promedio de .404, con 8 jonrones y 29 carreras remolcadas. Aún más impresionantes fueron su porcentaje de embasarse de .450, y su slugging de .778. Sigue mostrando madurez con su guante, buena idea de la zona de strike, y más que nada, la estabilidad mental para seguir hacia delante en su trayectoria esperando la oportunidad.

Hace poco, los Angels decidieron retirar la oferta multimillonaria de ocho años al toletero primera base Mark Teixeira, quien eventualmente firmó con los Yankees de Nueva York. La posibilidad de perderlo existía desde que se hizo el cambio por Teixeira el pasado més de julio. En ese entonces los Angels cedieron al prometedor primera base Casey Kotchman junto a un joven lanzador de ligas menores. Con todo y el probado bate de Teixeira, el equipo fue eliminado una vez más en la primera ronda de los playoffs por su némesis, los Red Sox de Boston. Tanto el Gerente General Tony Reagins como el propietario Arturo Moreno estaban resignados a que si no se podía llegar a un acuerdo con Teixeira durante el invierno, Kendry Morales presentaba la mejor opción.

El cubano de 25 años, nativo de Sancti-Spiritus y residente de la República Dominicana, me comenta que, "yo siempre me mantengo preparado sin importar las circunstancias, y he observado muy de cerca a Vladimir Guerrero, a Torii Hunter, Tim Salmon, Garret Anderson los últimos años para sentirme más confiado."

La confianza será una inmensa parte en lo que puede ser la oportunidad de una vida para el ambidextro y siempre sonriente Morales.