(Jae C. Hong/AP)

ANAHEIM, California -- La temporada del 2010 ha sido una batalla para el inicialista dominicano Albert Pujols.

El toletero de los Cardenales de San Luis ha enfrentado todo el año comparaciones de sus números del 2010 con los del "Pujols de antes", pero el primera base dominicano no tiene quejas de su actuación con los Cardenales de San Luis.

"La gente se queja de que 'solo' estoy bateando .308, pero la verdad es que me siento cómodo con lo que estoy haciendo esta temporada, porque no pienso en los números sino en cómo me siento en el plato y me he sentido muy bien", señaló.

Un bateador de .334 de por vida, Pujols es décimo en promedio esta temporada, pero tercero en jonrones (21) y cuarto en remolcadas (64) en lo que para muchos ha sido una campaña por debajo del dominicano.

"Si esto es estar por debajo, yo tengo que darle las gracias a Dios, porque cualquiera quisiera tener temporadas así. No todos los años son iguales, la temporada pasada yo llegué con 30 jonrones y 80 empujadas al Juego de Estrellas, pero todavía faltan más de 70 partidos para que se acabe la temporada", agregó.

Así que en un año malo, Pujols podría pelear nuevamente por la corona de bateo y podría también ganar su cuarto premio al Jugador Más Valioso, y tercero en forma consecutiva.

"Eso se lo dejo en manos del Señor. Yo por ahora me dedico a hacer mi trabajo y a tratar de ayudar a ganar a los Cardenales", agregó.

San Luis se encuentra en segundo lugar de la División Central de la Liga Nacional, un juego detrás de los Rojos de Cincinnati.

Pujols también tocó el tema de la controversial ley migratoria de Arizona y recibió el respaldo del dirigente de San Luis, Tony La Russa.

"Esa ley es igual a racismo. No voy a hablar de lo que dijo otra gente, pero creo que no está bien. No puedo decirte si iría o no a un Juego de Estrellas en Arizona, porque no sé lo que pasará en el futuro. Ahora, las Grandes Ligas estaban analizando si cambiaba la sede, así que vamos a esperar", dijo.