(AP)

ANAHEIM - Con la nueva realidad de los Yankees del 2010, con una alineación modificada sin Johnny Damon dando inicio al ataque, el manager del equipo, Joe Girardi, no dudó en nombrar a Robinson Canó como su nuevo quinto bate durante los entrenamientos de primavera.

Con los cañones del lineup de los campeones, una gran responsabilidad le cae al que los protege...es decir, al quinto bateador en el orden ofensivo.

Al segunda base dominicano de los Mulos no le ha pesado dicho papel; al contrario, ha respondido por todo lo alto.

"Creo que el poder siempre estuvo ahí", dijo Canó durante las actividades del 81 Juego de Estrellas en esta ciudad. "Antes todo era para el left field. Ahora trato de usar todo el terreno."

Ha sido un progreso impresionante para el segunda base, que ha cumplido con las expectativas al batear .336, con 16 jonrones y 58 empujadas en 342 turnos al bate. Durante una buena parte de junio estuvo encabezando las Grandes Ligas en bateo, pero un lento comienzo del mes de julio lo ha bajado a quinto de la Liga Americana.

De cualquier forma, el nativo de San Pedro de Macorís lleva ritmo para superar su mayor cantidad de cuadrangulares e impulsadas en una temporada.

Al preguntársele qué vio en él Girardi para encomendarle la responsabilidad de proteger a Alex Rodríguez y Mark Teixeira en la alineación de Nueva York, Canó lo explicó de la siguiente manera.

"Creo que se dio cuenta del pelotero que yo era, como venía físicamente", expresó. "Como cada quien llega quiere decir cómo se preparó (durante la temporada muerta). Él vio que podía hacer el trabajo y no le he hecho quedar mal."

A estas alturas de su carrera, Canó se ve como un jugador bastante pulido, y éste afirma que se siente más cómodo y más maduro como pelotero con el contrato multianual que firmó al principio de la campaña del 2008.

"No es lo mismo cuando tú tienes esa meta y dices, 'wow, ¿qué va a pasar el año que viene?'", dijo el quisqueyano. "Pero ya cuando tú tienes tu contrato, estás más tranquilo y puedes concentrarte más en tu juego.

"Todo el que llega tiene esa meta de ayudar a su familia, sobre todo cuando tú vienes de una familia pobre o de la República Dominicana, de donde vengo yo."

A nivel colectivo, la meta de los Yankees por supuesto es repetir como campeones. Al llegar a la mitad de la temporada los Mulos se ven sólidos de nuevo, en el primer lugar del Este de la Liga Americana, con el mejor récord de Grandes Ligas (56-32) y ventaja de tres juegos sobre los Rays.

"Veo muy bien (las posibilidades de los Yankees)", dijo al respecto Canó. "Lo que hay que hacer es dar lo mejor de nosotros, jugar un buen béisbol, hacer lo que hicimos en la primera mitad y mantenernos en la primera posición."