(Stephen Dunn/Getty Images)

ANAHEIM, California -- Brian McCann se paró frente al plato y la pizarra del Angel Stadium mostró un dato curioso: ésta era su quinta aparición seguida en el Juego de las Estrellas.

Quién lo hubiera dicho.

Tras varias actuaciones discretas en el clásico de verano, McCann se puso al día el martes al pegar un doble con las bases llenas que le dio a la Liga Nacional una victoria por 3-1.

La línea tendida de tres carreras de McCann en la séptima entrada le significó llevarse el premio al Jugador Más Valioso.

"B.J. Ryan, Joe Nathan, te enfrentas a jugadores de calidad", dijo McCann. "Ni siquiera estaba pensando en todo eso".

El catcher de Atlanta había esperado un imparable así de importante un largo tiempo. Bateaba de 3-0 en sus previas presentaciones estelares. Pero la sequía era de toda la Liga Nacional, que no vencía a la Americana desde 1996. Muchos se preguntaban cuánto duraría la mala racha.

"Hemos tenido que responder a esa pregunta las últimas cinco veces que estuve aquí", dijo McCann.

El pelotero de los Bravos podría haber hecho daño más temprano, cuando bateó como emergente en la quinta entrada con corredores en primera y tercera base. Pero pegó un elevado de out a los carriles de advertencia frente a Justin Verlander y el inning terminó con la Nacional abajo 1-0.

En su siguiente turno, se vengó con creces frente al zurdo Matt Thornton, de los Medias Blancas de Chicago.

El piloto de la Nacional Charlie Manuel, de los Filis, se imaginaba que algo así podía pasar, ya que esta temporada ha visto a McCann en acción.

"Siempre nos mata", dijo Manuel.