(Getty Images)

CINCINNATI -- Homer Bailey culminó de manera extraordinaria la campaña con el 15to partido sin hit en la historia de los Rojos de Cincinnati. Ahora, el derecho puede prolongar ese gran momento en los playoffs de la Liga Nacional.

Bailey puede completar la barrida en la serie divisional ante los Gigantes de San Francisco el martes en el estadio Great American Ball Park.

Será el primer partido de Bailey en su estadio desde que dejó sin hits a los Piratas de Pittsburgh el 28 de septiembre.

Un dato curioso. Matt Cain, de San Francisco, lanzó un juego perfecto en la temporada regular, y ésta será la primera vez que lanzadores con juegos sin hit en la misma temporada enfrenten al otro equipo durante una serie de postemporada, según STATS LLC.

Hay mucho en juego en Cincinnati. Los Rojos no han ganado un partido de postemporada en casa en 17 años, una mancha negativa para una franquicia con mucha historia.

"Es solamente un juego", dijo Bailey mientras soltaba el brazo en una práctica el lunes.

Todos recuerdan a la Gran Maquinaria Roja, con Pete Rose, Johnny Bench y Joe Morgan, que ganó la Serie Mundial de manera consecutiva en 1975-76. También está el equipo de 1990, con José Rijo y Barry Larkin, que barrió a Oakland en otro clásico.

Las siguientes presentaciones en postemporada terminaron en fracasos.

Fueron barridos por Atlanta en la serie de campeonato de la Liga Nacional de 1995 con Davey Johnson como mánager. Perdieron un juego a vida o muerte por el wildcard de la Liga Nacional de 1999 contra los Mets en su ex estadio Riverfront. Filadelfia les barrió en la primera ronda hace dos años.

Quizás este es su momento.

"Una vez llegó un niño y me dio una sudadera que decía: `El año del 12'", dijo el piloto Dusty Baker, que usa ese número en el uniforme. "Me lo dio durante los entrenamientos de primavera. Yo creo en eso. Yo sólo voy a ver un 12 mientras viva. Es un año especial. Simplemente siento que es nuestro año".

Los Rojos pueden barrer tras sobreponerse a la baja de su as dominicano Johnny Cueto por un dolor en la espalda durante el primer episodio del primer partido, para luego obtener una victoria por 5-2. Ganaron 9-0 el domingo tras siete herméticas entradas de Bronson Arroyo e intentaron dormir unas horas en el vuelo nocturno de vuelta a Ohio.

El avión aterrizó a las 6.48 de la mañana, menos de una hora antes de que saliera el sol.

"Yo dormí en el avión, llegué acá, tomé mis cosas, desayuné (en un restaurante) y volví a dormir un par de horas y me levanté", dijo el jardinero Drew Stubbs, entre los pocos que fueron al estadio para una práctica. "No es el tiempo de descanso ideal, pero espero reponerme hoy en la noche".

Los Gigantes pasaron la noche en la costa oeste y viajaron durante la tarde, intentando dormir lo necesario en sus propias camas.

Apenas cuatro equipos se han recuperado de un déficit de 2-0 en una serie divisional.

El piloto de San Francisco, Bruce Bochy decidió que el derecho Ryan Vogelsong (14-9) abra frente a Bailey (13-10).

Para Bailey será la primera vez en lanzar en el Great American Ball Park luego de dejar sin hits a los Piratas.

"Estaré probablemente ajeno a ello, como haría cualquier lanzador el día que abre partido", dijo Bailey.

Bailey encabezó la Nacional con 2.32 de efectividad como visitante esta temporada. Pero su rendimiento en casa no es el más alentador 18-19 y 5.13 de por vida en el Great American.