Wilton López.

DENVER - Wilton López no empezó de la mejor manera el 2013, con efectividad de 9.00 en sus primeras nueve presentaciones como relevista.

Pero desde entonces, el nicaragüense ha permitido carreras en solamente uno de 12 partidos en los que ha lanzado, para así cumplir con el rol de preparador de mesa del cerrador venezolano Rafael Betancourt.

López terminó la victoria de los Rockies sobre los Gigantes del sábado con 1.1 inning en blanco. Está empatado con Rex Brothers por el primer jugar en presentaciones en Colorado este año con 21.

Cuando el derecho estaba teniendo problemas, el manager Walt Weiss siguió confiando en él y su habilidad de provocar los rodados en situaciones clave. Ahora López ha recuperado su auto-confianza.

"Me siento mucho mejor ahora que antes", dijo López. "Como siempre, estoy utilizando mi sínker para ahora confío más en mantenerlo bajito. Por eso estoy sacando más outs."

Con los Astros, López se ganó la fama de ser un pitcher que provoca muchos rodados; por eso sorprendió mucho a la gerencia de los Rockies la cantidad de líneas que le conectaron al nica en la primera parte de la temporada. Algunas personas se preguntaron si López estaba tirando una recta de cuatro costuras en vez de su recta de dos costuras que se hunde.

"Estaba haciendo lo mismo de antes, pero mi control no estaba ahí", reveló el diestro. "Mi comando no estaba bien. Pero ahora todo está funcionando. Lo arreglé.

"Cuando llegué aquí estaba tratando de hacer demasiado, pero ya cuando llegué a conocer a todos y relejarme, empecé a lanzar mucho mejor."