Mike Matheny (derecha) conversa con el derecho Adam Wainwright. (AP)

Con el transcurso del tiempo, los Cardenales se están convirtiendo en el ejemplo a seguir en la División Central de la Liga Nacional.

No es un nivel que se adquiere fácilmente. Una candente lucha entre los Cardenales, Piratas y Rojos hace de la Central de la Liga Nacional sea una de las divisiones más reñidas para la recta final. A estas alturas, dos de los clubes en esta división se encuentran como dueños de los comodines del Viejo Circuito.

San Luis ganó la Serie Mundial en el 2011 y estuvo a una victoria de regresar al Clásico de Otoño en el 2012. Este verano se encuentran entre la élite de las Grandes Ligas.

Después del 2011, perdieron a quien en aquel entonces era una superestrella, el dominicano Albert Pujols, además del dirigente Salón de la Fama, Tony La Russa. Pese al éxito que estas dos figuras tuvieron, los Cardenales tuvieron el suficiente talento para aguantar estas partidas.

¿Qué coloca a San Luis en una clase aparte? Una respuesta correcta sería su excepcional profundidad de talento en la organización, especialmente en el pitcheo. Pero ese hecho ya se ha establecido.

Los Cardenales han ganado con personal talentoso, pero también lo han hecho con una cultura en el clubhouse que puede ser superior a la mayoría de la competencia.

El dirigente Mike Matheny es un proponente de darles a sus veteranos la oportunidad de ser líderes y poner el tono positivo para el equipo. El piloto no solamente acepta el concepto de la cultura, sino también que lo fomenta.

"Primero que todo, debes tener peloteros que hayan aprendido a jugar de la manera correcta desde liga menor hasta aquí", explicó Matheny. "Y tienen a los veteranos como ejemplo, veteranos que no dudan en llamarles la atención si algo no está bien hecho.

"Pero creo que también viene de la cultura", continuó el piloto. "Pienso que nuestros coaches y managers en liga menor hacen un trabajo increíble. Y estos jóvenes se dan cuenta de que hacer las cosas de la manera correcta significa mucho más que ganar un juego. Siguen el plan y luego eso se reproduce cuando estos jóvenes se convierten en los líderes del club. Y ahora tenemos algunos veteranos que han crecido con la organización. Han visto las cosas de la manera correcta durante un buen tiempo".

Aparte de eso, los Cardenales tienen la presencia de leyendas del béisbol de San Luis que recalcan las lecciones de cómo se hacen las cosas en esta organización.

"También diría que existe la influencia que tenemos de Red Schoendienst, Lou Brock, Bob Gibson, Ozzie Smith, Whitey Herzog y Hrabosky", dijo Matheny, refiriendose a Al Hrabosky, ex relevista de San Luis y ahora comentarista de las transmisiones de televisión del equipo.

"Continúan relatando las historias de cómo siempre se han hecho las cosas aquí", expresó Matheny. "Te demuestran y te dicen que hay un nivel de expectativas cuando vistes esa camisa. Y creo que eso es algo muy especial".

También es una fórmula para que una exitosa organización sea siga así.