Wilson Ramos. (AP)

PHOENIX - La carrera de Wilson Ramos como cátcher de Grandes Ligas ha sido de bastantes obstáculos.

Primero, estuvo "bloqueado" en el sistema de los Mellizos, equipo que lo firmó en el 2004, por la presencia del estelar Joe Mauer. Luego, con los Nacionales, el venezolano se perdió gran parte del 2012 por una cirugía en la rodilla derecha y este año estuvo en la lista de incapacitados dos veces por lesiones en la corva izquierda.

Y ni hablar de la espantosa experiencia del secuestro del que fue víctima en Venezuela en noviembre del 2011.

Pero ahora, en plena salud y afianzado como receptor titular de Washington, Ramos se siente con mucho optimismo en torno a su carrera de cara al 2014.

"Estoy súper contento primero que nada de estar nuevamente saludable, ya que el año pasado perdí prácticamente toda la temporada y este año un mes y medio", le comentó Ramos a LasMayores.com durante la última serie de la temporada regular de los capitalinos en Arizona. "Me siento contento por lo que hice después de la lesión, contento con todo lo que hice y cómo ayudé al equipo".

Efectivamente, cuando finalmente salió de una vez por todas de la lista de lesionados a principios de julio, el valenciano pudo despegar en su juego --sobre todo al bate.

Después del Juego de Estrellas, Ramos fue líder entre los cátchers de Grandes Ligas tanto en jonrones (12) como empujadas (42). Y a la defensa, se ganó la confianza del cuerpo monticular de los Nacionales y del manager Davey Johnson hasta el punto de que estuvo en la receptoría durante 24 juegos seguidos -la racha más larga en Grandes Ligas este año.

"Ha demostrado que es duradero", dijo Johnson. "Ha puesto grandes números, es un gran receptor y siempre ha sido buen bateador. Ha puesto números mejores que cualquier otro cátcher de la liga, de haber estado en salud. Es muy bueno".

Lo que confirmó definitivamente esa confianza de la organización de los Nacionales en Ramos fue el cambio que hizo la gerencia el 22 de agosto. Ese día Kurt Suzuki, quien en un principio compartió el puesto de receptor con Wilson, fue devuelto a los Atléticos de Oakland.

"Estoy contento por la oportunidad que me han dado, la confianza que han depositado en mí", dijo al respecto Ramos, quien terminó la campaña con promedio de .272, 16 jonrones, 59 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .777. "Me tiene con bastante optimismo, bastante ganas de seguir trabajando cada vez más duro. Pienso que esa confianza era lo que necesitaba para destaparme, como decimos nosotros.

"Todos estos juegos corridos que jugué esta temporada sirvieron para darme cuenta y que ellos también supieran que soy un cátcher de todos los días".

TAREA INVERNAL: FORTALECER LAS PIERNAS
Con los tropezones de las lesiones en los últimos dos años, Ramos tiene una meta específica para este invierno: Trabajar las piernas para poder cumplir como cátcher titular de los Nacionales desde el primer día de los entrenamientos. "Ya después de estas pequeñas cositas que han pasado, eso es lo que tengo planeado para este offseason (temporada muerta)", afirmó el receptor de 26 años. "Necesito, como me explicó el doctor, hacer más ejercicios de agilidad para que las piernas respondan libremente. Voy a hacer eso este offseason para poder dedicarme a lo que es jugar a diario".

Dicho programa no incluye una participación en la pelota invernal de su país.

"Lo pensé bastante bien, pero con todas estas lesiones que he tenido, lo más importante para mí sería descansar un poco en el offseason y trabajar las agilidades, para tener una temporada del 2014 saludable y completa".

Ya se retiró Johnson como manager de Grandes Ligas y, en cierto sentido, habrá una nueva era en Washington. Pero entre los puestos que se ven seguros de cara a la próxima campaña, la receptoría se ve bastante sólida en manos de Ramos.

"Creo que la manera en que he trabajado este año me va a abrir las puertas para seguir jugando a diario en esta organización", dijo el venezolano. "Por lo que he hecho, merezco estar en esa posición de jugar a diario".