Martín Pérez. (AP)

ARLINGTON -- Los Rangers de Texas y el zurdo venezolano Martín Pérez pactaron el jueves por cuatro años y 12,5 millones de dólares, un contrato que incluye tres opciones del equipo hasta la campaña de 2020.

Pérez tuvo marca de 10-6, con 3.62 de efectividad, en su primera temporada en las mayores en 2013, con lo que igualó a Dan Straily de Oakland con el mayor número de victorias para un novato en la Liga Americana.

Tras comenzar la temporada en la lista de lesionados por romperse el antebrazo en un juego de entrenamiento, Pérez volvió el 22 de junio y logró desde entonces todas sus victorias.

El pitcher de 22 años se convirtió en el primer novato de los Rangers que gana seis salidas al hilo, y tuvo una racha de casi dos meses sin perder.

"Parte de nuestro plan a largo plazo es identificar a los mejores talentos y los chichos más preparados, los mejores trabajadores que tenemos en esta organización, e intentar asegurarnos de mantener ese núcleo junto por tanto tiempo como sea posible", dijo el gerente general Jon Daniels. "Este es un acuerdo realmente de mutuo beneficio en nuestras mentes. Martín obtiene seguridad y mucho dinero para un hombre joven de su edad en una etapa temprana de su carrera, y nosotros obtenemos control de costos y la comodidad de saber que tenemos un zurdo joven de calidad en nuestra rotación en los años por venir".

Los Rangers ficharon a Pérez en Venezuela cuando tenía 16 años.

Pérez obtuvo un bono de un millón. Su salario para 2014 será de 750.000 dólares, luego aumentará a un millón, a 2,9 millones y a 4,4 millones de dólares en las temporadas sucesivas. Los Rangers tienen una opción por 6 millones para el 2018. Si Texas ejerce esa opción, obtiene otra por 7,5 millones para 2019. Y si ejerce esa, los Rangers consiguen otra por 9 millones para 2020.

"Me puedo concentrar y jugar béisbol y aprender algo nuevo cada día para ser un mejor lanzador, y una mejor persona. Eso es lo que quiero", dijo Pérez. "Mi futuro está aquí".

Daniels dijo que los Rangers han visto un crecimiento continuo en Pérez como lanzador y como persona.