Josh Reddick y Yoenis Céspedes. (Ben Margot/AP)

OAKLAND - Aunque este año los Atléticos se coronaron campeones del Oeste de la Liga Americana por segunda temporada consecutiva, el club está más que listo para darle la bienvenida al 2014.

Deseosos de volver a los playoffs y por fin avanzar más allá de la primera ronda, Oakland ha hecho movimientos este invierno que el equipo cree los ayudará a cumplir sus metas.

Pero no hay garantías y los Atléticos enfrenan varias interrogantes de cara a la próxima temporada:

¿Pueden confiar en Scott Kazmir?

El contrato de dos años y US$22 millones con Scott Kazmir fue uno de varios movimientos que realizó el gerente general Billy Beane en espacio de 10 días este mes, pero dicha decisión de seguro será la más cuestionada. Debido a limitaciones económicas, los Atléticos no suelen otorgar contratos de semejante magnitud. El club no tenía interés alguno en renovar por más de un año con el dominicano Bartolo Colón, quien firmó con los Mets por dos temporadas, pero, ¿era Kazmir la mejor opción por el precio?

Oakland espera que Kazmir, quien se restableció en Grandes Ligas con los Indios en el 2013 tras perderse las campañas del 2011 y el 2012 casi en su totalidad, sea el líder en una rotación repleta de jóvenes. El zurdo cumplirá apenas 30 años de edad en unas semanas.

¿Qué pasará en la segunda base?

La intermedia es el punto más débil de Oakland y está por verse quién tendrá el mayor tiempo de juego en ese puesto en el 2014. Probablemente se trate del recién llegado Nick Punto, pero Eric Sogard de seguro también verá acción como segunda base titular. El venezolano Alberto Callaspo representa otra posibilidad, pero los Atléticos están considerando ponerlo a prueba en la primera base.

¿Y la receptoría?

Además de la intermedia, a Oakland también le convendría mejorar detrás del plato. Cuando canjearon a Kurt Suzuki a los Nacionales durante la campaña del 2012, los Atléticos tenían previsto convertir a Derek Norris en su cátcher titular. Pero debido en parte a las dificultades de Norris, los planes cambiaron con la llegada de John Jaso, quien llamó la atención de Beane por su alto porcentaje de embasarse. Norris y Jaso terminaron compartiendo la receptoría. Pero tras sufrir una conmoción cerebral este año que lo obligó a ingresar a la lista de incapacitados, el papel de bateador quizás sea más apropiado para Jaso, lo cual le permite a Norris convertirse gradualmente en el cátcher titular con Jaso y Stephen Vogt disponibles.

¿Es Jaso entonces el bateador designado principal del club?

Ese podría ser el caso si los Atléticos quieren mantener saludable a Jaso. Una conmoción cerebral le puso fin a su temporada en julio este año y aunque tuvo turnos al bate en una liga instructiva, no vio acción detrás del plato. Su habilidad para embasarse le serviría como bateador designado y los Atléticos necesitan un bate zurdo para ese puesto tras enviar a Seth Smith a los Padres en el canje por Luke Gregerson.

¿Valió la pena canjear a Brett Anderson?

Sólo el tiempo dirá si Anderson es capaz de brindarle más innings de labor a los Rockies que los que sumó por los Atléticos, quienes recibieron en el canje al zurdo Drew Pomeranz y al lanzador de liga menor Chris Jensen. Los Atléticos están emocionados ante la posibilidad de que Pomeranz reemplace a Jerry Blevins en el bullpen, pero primero le darán la oportunidad de unirse a la rotación.

¿Cómo lucirá el bullpen cuando llegue el Día Inaugural?

Jim Johnson asumirá el rol de taponero, mientras que Sean Doolittle y Ryan Cook están en posición de retomar sus responsabilidades como preparadores de mesa junto con Gregerson. Dan Otero y Jesse Chávez también serán parte de la fórmula. Pomeranz y otro recién llegado, el dominicano Fernando Abad, podrían completar el cuerpo de relevistas. El quisqueyano Pedro Figueroa, quien ya no tiene opciones de liga menor, también sería considerado.

¿Recuperarán la forma el cubano Yoenis Céspedes y Josh Reddick?

La campaña del 2013 reveló algunos de los posibles defectos de Céspedes como pelotero, además de su propensidad a ciertas lesiones, pero los Atléticos confían en que el cubano tendrá una mejor temporada en el 2014 y que puede convertirse en un bateador completo. Céspedes puede llegar a batear .300 si sacrifica algo de su poder para hacer contacto. En el último mes de la temporada, el swing de Céspedes mejoró, al igual que su timing y el club espera que continúe así en el 2014.

En cuanto a Reddick se refiere, los Atléticos no pretenden que vuelva a conectar 30 jonrones en una temporada, pero sí esperan que sea más consistente al bate tras ser operado de la muñeca para corregir un problema lo entorpeció en el 2013.