Rick Rentería

CHICAGO -- Al final de la temporada del 2013, Rick Rentería fue entrevistado por tres equipos que necesitaban un nuevo manager, incluyendo a los Cachorros. Cuando un club estaba cerca de firmarlo, Rentería llamó al presidente de operaciones de béisbol de Chicago, Theo Epstein.

Rentería quería recalcar lo mucho que quería dirigir a los Cachorros porque tenía fe en los jóvenes del club. Epstein fue convencido y Rentería fue contratado.

"Había seguido al club de lejos", dijo Rentería, quien fue el coach de la banca de los Padres antes de tomar las riendas de los Cachorros. "Hubo muchas ocasiones en las que le dije a Bud Black que estaría dispuesto de dirigir a ese equipo. Y ahora sé los jugadores que se aproximan en las Ligas Menores".

"Pienso que la mentalidad de la organización de tener un club que pueda rendir durante varios años es algo muy importante", señaló Rentería. "Mi personalidad favorece a los jugadores más jóvenes. Tengo cuatro hijos, así que he estado con muchachos toda mi vida. Los Cachorros ahora serán mis muchachos. Pienso que puedo compartir tiempo con ellos y ayudarlos a reconocer que sus fallas no son el fin del mundo".

El ambiente positivo de Rentería se ha notado este fin de semana durante un evento para los aficionados.

El nuevo capataz de los Cachorros ha escuchado las quejas de los fanáticos, desde la falta de éxito, la interrogante en el puesto de cerrador, a la inestabilidad en la antesala. Desde el punto de vista de Rentería, no tiene sentido lamentarse por lo que le falta al club. Se enfocará en lo que tiene el equipo.

"Tenemos bastantes jóvenes en el nivel de Grandes Ligas", indicó Rentería. "El reto para mí, sobre todo, será ver hacia el futuro. Debes ser paciente. Pienso que el creer en el producto final nos ayuda a llegar allá. No cabe duda de la fe que tengo en los muchachos que están aquí y los que vienen en camino".

Uno de los motivos por el que Epstein eligió a Rentería fue porque la organización se sintió cómoda con el nuevo piloto a cargo de los prospectos que están cerca de subir al equipo grande.

"Si nuestro núcleo estará compuesto de jóvenes, debemos asegurarnos de estar en una posición para tener éxito así", dijo Epstein. "Rick hace eso muy bien. Aparte de que sabe lidiar con peloteros jóvenes y de todas partes, cree mucho en ellos".

El mensaje del nuevo piloto a sus jugadores es que deberán ser responsables por sus acciones y jugar de la manera correcta. Y les dejará saber cuando eso no sucede.

"No soy un hombre que le gusta gritar", señaló Rentería, agregando que cuando alguien grita incesantemente, todos se fastidiarán. "Cuando yo lo haga será por un buen motivo".

Este fin de semana fue la primera vez que la mayoría de los jugadores de los Cachorros hablaron con Rentería cara a cara.

"Ahora estos serán mis muchachos", dijo el manager.

A comienzos de esta semana, platicó con 15 jugadores que participan en los entrenamientos de desarrollo de novatos y dejó su huella en todos.

"Nos hizo sentir como si fuera antes de un Juego 7", dijo el jardinero Albert Almora, el prospecto número uno de los Cachorros en el 2012. "Quería salir al frío para jugar por él".