Alexander Guerrero, Erisbel Arruebarrena y Yasiel Puig. (Jon SooHoo/Dodgers)

GLENDALE, Arizona - Erisbel Arruebarrena, el torpedero cubano que firmó con los Dodgers por US$25 millones el mes pasado, recibió su visa y ya se presentó a los entrenamientos del club.

En su primer día Arruebarrena, quien llevará el número 11 en su uniforme, se tomó fotos con sus compatriotas y compañeros de equipo, Yasiel Puig y Alexander Guerrero.

"Usa ese número con orgullo", le dijo el coach dominicano Manny Mota, quien también usó el 11 en su época como jugador en los Dodgers.

Arruebarrena respondió sagazmente a las preguntas de los medios, recalcando lo feliz que se siente de estar con los Dodgers. Arruebarrena llegó a Arizona desde Haití por vía de Miami, pero no quiso hablar de su deserción de Cuba.

"En lo único en que estoy pensando ahora es jugar béisbol", manifestó. "Estoy bien emocionado, no nervioso. Me voy a preparar para jugar pelota. Estoy contento de haber firmado con los Dodgers".

Arruebarrena dice que su forma de jugar se asemeja más al estilo teatral de Puig que al modo tranquilo de Guerrero.

"Es propio de los latinos", dijo.

Al momento de firmar a Arruebarrena por cinco años, el gerente general de los Dodgers, Ned Colletti, dijo que no le sorprendería que el cubano hiciera su debut de Grandes Ligas este año. Pero a la vez describió la ofensiva del cubano como "una obra en progreso".

Por su parte, Arruebarrena dice que siente que está en forma para entrar en acción de inmediato, a pesar de que no ha jugado con regularidad desde el invierno.

El pelotero de 23 años de edad bateó para .276 con 67 dobles, 25 triples, 27 cuadrangulares y 171 remolcadas en 437 partidos del 2007-13 por Cienfuegos en la Serie Nacional de Cuba. Arruebarrena y Puig fueron compañeros de equipo en el 2010-11.

El vicepresidente de escuchas internacionales de los Dodgers, Bob Engel, comparó la defensa de Arruebarrena a la del fenecido Mark Belanger, quien ganó ocho Guantes de Oro con los Orioles.

Arruebarrena se une al prospecto Corey Seager y posiblemente a Guerrero como otra opción para el campo corto de los Dodgers si el dominicano Hanley Ramírez firma una extensión de contrato y se traslada a la antesala.

Arruebarrena es la más reciente contratación internacional de los Dodgers, que cada vez ponen más énfasis en firmar a jugadores extranjeros y, tras el éxito espectacular de Puig, a peloteros cubanos. Debido a que Arruebarrena tiene seis campañas de experiencia en el béisbol de Cuba, su contrato no se vio limitado por las restricciones de los salarios para jugadores internacionales. Los Dodgers tienen a un escucha en la Florida, Mike Tosar, quien está asignado exclusivamente a Cuba.

El año pasado, Los Angeles firmó a Guerrero, quien se perfilaba como el intermedista titular del equipo para el 2014. Pero Guerrero, un campocorto por naturaleza, ha tenido dificultades en la transición a la segunda almohadilla.