Josh Hamilton.

SEATTLE -- El jardinero de los Angelinos Josh Hamilton no podrá jugar entre seis y ocho semanas debido al desgarro de un ligamento del dedo pulgar izquierdo.

Hamilton, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2010, se lastimó en el juego contra Seattle la noche del martes, al lanzarse de cabeza en la primera base, durante el séptimo inning. Permaneció en el partido pero le costó lanzar la pelota y tomar el bate. Ian Stewart ingresó como bateador emergente en lugar de Hamilton en la novena entrada y se ponchó con la potencial carrera del empate en base en la derrota por 5-3.

"Es una mala noticia. Un juego esforzándose y divirtiéndose. Lo menos que uno quiere hacer es algo que vaya a causar que se pierda juegos y quizá afectar a su equipo a la larga", dijo Hamilton el miércoles. "Viéndolo en perspectiva, obviamente, no lo haría otra vez".

El club de Los Angeles dijo que una resonancia magnética realizada el miércoles reveló un desgarro completo de ligamento colateral ulnar del pulgar. Después de haber indicado que el médico Steven Shin, especialista en lesiones de mano y muñeca, realizaría la operación en el Kerlan-Jobe Orthopedics de Los Angeles, los Angelinos rectificaron al señalar que Hamilton será evaluado por Shin el viernes a fin de determinar si la cirugía es necesaria.

Hamilton fue incluido en la lista de peloteros inhabilitados durante 15 días por lesiones, y el jardinero J.B. Shuck fue mandado llamar del equipo de Salt Lake de categoría Triple-A. Hamilton dijo que creía que era sólo un entumecimiento de pulgar, pero que cuando trató de lanzar desde los jardines entre innings supo que algo estaba mal.

Hablando después del juego del martes, el entrenador Mike Scioscia no parecía tener problemas con el hecho de que Hamilton se barriera de frente.

"Es parte de su instinto por llegar a la base", dijo Scioscia. "En ocasiones uno simplemente reacciona a una situación. Es sólo naturaleza competitiva, y Josh juega duro".

Cinco veces elegido al Juego de Estrellas, Hamilton no ha respondido a las expectativas desde que firmó un contrato de 125 millones de dólares por cinco campañas con los Angelinos antes de la temporada 2013. El año pasado registró el peor promedio de bateo de su carrera con .250. Los 21 cuadrangulares y 79 carreras impulsadas de esa temporada representan su producción más baja desde 2009. Bateó para .207 con 25 carreras remolcadas hasta el 23 de junio, luego para .289 con 54 producidas durante el resto de la campaña.