José Fernández.

LOS ANGELES - La temporada ni siquiera ha llegado al draft amateur del 5 de junio y en Grandes Ligas ya hemos visto una buena cantidad de pitchers talentosos ausentarse por series lesiones en el codo de lanzar.

La última víctima como equipo son los Marlins, ya que el cubano José Fernández tiene un desgarre en un ligamento del codo derecho.

Son muchos los lanzadores de calidad que se han sometido a cirugías Tommy John este año, incluyendo a Jarrod Parker (Atléticos), A.J. Griffin (Atléticos), Matt Moore (Rays), Patrick Corbin (D-backs) and Kris Medlen (Bravos)-entre otros.

Los Marlins tomaron muchas precauciones para proteger a Fernández desde que el derecho fue subido a las Grandes Ligas desde Clase-A el año pasado. Como novato estuvo con un límite estricto de entradas lanzadas; no tiró más la temporada pasada luego de llegar a los 172.1 innings.

En el 2014, al abridor de 21 años se le dio unos días extras de descanso entre salidas cuando era posible. Pero como de manera continua se le recuerda a la industria del béisbol, nadie es inmune a una lesión potencial.

Como organización, los Marlins toman los pasos a cada nivel para desarrollar de la manera indicada a los lanzadores. Cada pitcher tiene un programa estricto de tiros y aumentan poco a poco su carga de trabajo.

En el caso de Fernández, el cubano tiene una mecánica limpia y suave. Algunas personas alegan que tira demasiados pitcheos rompientes; dicha teoría probablemente tenga algo de mérito. Ha tirado la recta el 52% del tiempo en esta temporada, siendo el resto de su repertorio un slider, una curva y un cambio.

Pero eso no lo explica todo. ¿Por qué hay tantas lesiones entre los lanzadores?

"Tendría que decir que en parte es la naturaleza de pitchar", dijo el presidente de operaciones de béisbol, Michael Hill. "Como industria, sé que todos somos cautelosos y que protegemos a nuestros lanzadores. Tenemos que hacer eso con la cantidad de lesiones que ocurren.

"Pero aun cuando eres cauteloso y proteges a tus pitchers, pasan cosas que simple y llanamente atribuyes a ser parte del juego. Es desafortunado. No sé cuál es la respuesta, pero continuaremos protegiendo a nuestros pitchers y desarrollándolos de una manera inteligente y sensata para evitar las lesiones, de ser posible".

Scott Boras, el representante de Fernández, teoriza que algunas lesiones ocurren cuando los lanzadores jóvenes aún no saben cómo manejar su potente material. Boras ha visto eso de primera mano con algunos de sus clientes, incluyendo a Stephen Strasburg y Matt Harvey, quienes se han sometido a cirugías Tommy John.

"Estamos hablando de talento de la élite", dijo Boras. "Tienes la habilidad de hacer cosas que van más allá de tu durabilidad, porque tu talento es tan inmenso. Un pitcher veterano sabe los límites con eso".

Los lanzadores jóvenes tratan de sacarle más a sus rectas o tirar ese slider con rompimiento perfecto.

En cambio, un veterano puede estar consciente de que no puede darle con tanto.

"Saben cuando tienen grandes motores, pero también tienen el volante de la experiencia", dijo Boras. "Los pitchers jóvenes no tienen eso".