(David Kohl)

BRIDGEPORT, Connecticut-- Pete Rose volverá a la caseta.

El líder histórico de imparables, de 73 años, dirigirá un juego para los Bluefish de Bridgeport de la Liga Independiente del Atlántico el 16 de junio.

Rose dirigía a los Rojos de Cincinnati en 1989 cuando aceptó su expulsión de por vida de las Grandes Ligas. Más tarde admitió haber apostado en encuentros de los Rojos mientras era su manager.

Rose puede aceptar este trabajo por un partido debido a que los Bluefish no están afiliados a ningún equipo de Grandes Ligas. Ocasionalmente ha aparecido en eventos oficiales desde su expulsión, con el permiso de las Ligas Mayores.

Los Bluefish recibirán a los Barnstormers de Lancaster en ese encuentro.

"Hago esto porque amo el béisbol", dijo Rose en un comunicado colocado en el sitio de internet de los Bluefish. "Adoro a los jugadores jóvenes... corren fuerte, juegan con ganas todo el tiempo".

Rose consiguió 4.256 hits a lo largo de 24 temporadas con los Rojos, Filadelfia y Montreal.

Rose fue expulsado luego de que MLB investigara sus actividades de apuestas y no es candidato a ingresar en el Salón de la Fama.