© 2009 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

05/04/09 4:05 PM ET

A la prueba en la Gran Carpa

Fernando Rodríguez quiere aprovechar su oportunidad en G.L.

Cuando Fernando Rodríguez se enfundó el uniforme... ¡qué momento!

Siempre encuentro refrescante el poder llevar a usted el fanático y lector, la oportunidad de exponer e introducir caras nuevas que llegan a las Grandes Ligas, especialmente al equipo de los Angels. Debido a las circunstancias de urgencia que atravesaron los Angels por las tantas lesiones e inefectividad del cuerpo de relevistas, el manager Mike Scioscia ha tenido que ascender a jóvenes lanzadores a la Gran Carpa y prácticamente tirarlos al fuego.

Los últimos tres, latinoamericanos, exponen a la luz el gran talento y profundidad de la organización, y también traen los aplausos de muchos admiradores, por los esfuerzos del señor Arturo Moreno y sus asesores en el desarrollo de jugadores de América Latina. Los muchachos que nos llenan de orgullo son los siguientes: Rafael Rodríguez, nativo de Cotuí, República Dominicana; Anthony Ortega, de Ocumare del Tuy, Venezuela; Fernando Rodríguez, nativo de El Paso, Texas y de ascendencia mexicana.

Para tener un mejor concepto de la grandeza del momento de estar viviendo como novato en Grandes Ligas, desde el momento de llegar la noticia y de poder finalmente vivir ese sueño que muchos hemos logrado con la ayuda de Dios, me acerqué a los jóvenes para que compartan estos momentos especiales. En esta serie de tres, comienzo con el méxico-estadounidense. A cada uno les hice las mismas preguntas, y a continuación, las respuestas de Fernando.

- ¿Te sorprendió cuando te llamaron a Grandes Ligas?
Muy sorprendido, porque habían hecho ya muchos movimientos en el roster. Habían subido a Ortega y a Palmer, subido y bajado a otros y sé que no había mucho campo en el roster. No me esperaba que me hablaran.

- ¿Dónde estabas en el momento que llegó la llamada?
Acababa de llegar a mi apartamento y traía el teléfono celular apagado; luego vi que me habían hablado el asistente médico (trainer) y el manager. Qué alegría, mano.

¿Cómo te sentías que estabas lanzando en las menores?
Bien, estaba hasta sorprendido de lo bien que me sentía, porque en el campo primaveral había tirado sólo dos entradas con el equipo grande. Sacaba outs rápido en Triple A.

Cómo recibiste la noticia de la tragedia de Nick Adenhart?
Oh, muy fuerte para mí porque era un buen amigo. Habíamos pasado tiempo junto recientemente cuando me invitó a salir durante la visita al Dodger Stadium. Lo conocía hacía cuatro años, y me afectó mucho su muerte. A veces tomamos a lo ligero el que estamos aquí en el parque, y decimos que vamos a estar aquí mañana, pero nunca se sabe. Así que hay que llegar al campo y al camerino a trabajar y a apreciar a nuestros amigos...es que uno nunca sabe.

¿El instinto de la primera llamada para compartir la noticia, a quién?
El que me vino a mente fue Rafael Rodríguez, porque él me había hablado hace unos días cuando subieron a Daniel Davidson. Me llamó animándome para que le siguiera echando ganas a ver si me daban el chance. Luego, unos cuatro días después fui yo el que le habló para decirle, 'mañana nos vemos'.

¿De tu familia, a quién llamaste primero?
Bueno, mi esposa estaba conmigo y eso fue muy alegre de compartir. Ella fue la primera en saber. Luego llamé a mi papá, estaban todos juntos en la familia, tenían fiesta allá en El Paso. Le pregunté a mi papa si estaba manejando, porque si estaba manejando le iba a decir que se parara al lado del camino, que se alistara; pero andaba manejando mi mamá, y entonces le dije a él, y luego compartió con mi mama y estaban bien sorprendidos. El día fue ideal, de fiesta, para todos en mi familia.

¿Y en cuanto a la ansiedad, nerviosismo?
No tanto nerviosismo, pero sí ansioso. Ya cuando estuve en la Serie de los Freeways aquí contra los Dodgers y Padres, como que se me pasaron los nervios...eso pasó, así que esperemos.

¿Persona en el béisbol, jugador favorito creciendo en El Paso?
En cuanto a ídolos, casi nadie; pero equipo, yo diría que los Cubs de Chicago. Mi abuela era muy fanática de los cachorritos y veíamos los juegos. También seguíamos a los Bravos de Atlanta y fue el primer equipo que vi ganar un campeonato mundial. De ellos siempre me gustó Greg Maddux, siempre admiraba a los lanzadores, y cuando la gente me preguntaba porque no mencionaba a un Barry Bonds ó a otro bateador, pues siempre veía la forma tan sencilla y hasta fácil de Maddux.

¿Algún día pensaste qué harías con dinero de tu primer cheque de Grandes Ligas?
No lo he pensado, fíjate que mi papá siempre me enseñó a que el béisbol es un juego, y no he tenido esa inclinación en pensar mucho en el dinero. Mi papá me dijo que si empezaba a pensar en el dinero, se me iba a hacer mucho más difícil. Estar aquí conviviendo con las Grandes ligas es divertido. Sabemos que el dinero que nos están pagando es muy bueno, pero nunca pensé en algo específico que hacer con él. Con lo que estaba ganando en Triple A se vive, no tan fácil como con el de aquí arriba, pero se vive. A lo mejor en el invierno te llame y te diga si compré ó hice algo especial.

Más que especial es el hecho de que trabajó por amor al juego y ha logrado pisar donde muchos han ansiado...¿y su debut? ¡En el nuevo Yankee Stadium! ¿Quiere más? Retiró al primer bateador que enfrentó, a Robinson Canó, segunda base de los Yankees. Con ello frenó la cadena de 18 juegos consecutivos en los que había bateado. ¡Bienvenido!

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


angelsbeisbol.com