Fue hace 50 años cuando Jaime Jarrin, entonces de 19, llegó a Los Ángeles de su natal Ecuador y vio la emoción que rodeaba un deporte que él no sabíia existía.

Un periodista de 19 años en Quito, Jarrín veía impresionado como un grupo llamado "Brooklyn Dodgers" retaba otro grupo llamado "New York Yankees" en algo que era una Serie Mundial. Lo que estaban haciendo este grupo de muchachos tenía que ser algo especial, Jarrín pensó, ¿porqué toda una nación los estaba viendo?, y costara lo que costara, Jarrín quería ser parte de este fenómeno.

"Estaba como 'Wow, ¿qué pasa aquí?' dijo Jarrín. "¿Qué es este deporte?".

Eventualmente Jarrín llegaría al béisbol, y con su trabajo ha formado lo que es la transmisión de radio en español. Locutor del salón de la fama, ésta leyenda viva ha visto el béisbol, los jugadores y su profesión, pero, el sigue enamorado del deporte que lo cautivó hace 50 años.

"Yo espero que la gente me vea, como alguien que llegó a este país sin saber el idioma, sin conocer lo que era béisbol y sin conocer a nadie, pero con trabajo y responsabilidad llegué a donde llegué, dijo Jarrín. "Yo deseo ser un ejemplo de lo que es el sueño Americano para la gente. Yo quiero a Ecuador, mi país, pero este país me ha dado la oportunidad de hacer lo que hice". El no perdió tiempo en seguir su sueño.

No mucho después de la serie mundial de 1955, Jarrín empezó a preguntar sobre el béisbol y empezó a ver las estrellas de Hollywood de la liga de la costa Pacifico, al igual que los partidos en casa de los Dodgers después que se mudaran a la costa Oeste en 1958.

Él estaba trabajando con KWKW, cuando ésta estación recibiera los derechos de las transmisiones en español de los Dodgers y le fue dada la oportunidad de se uno de los locutores de la radio, junto a René Cárdenas.

Jarrín rechazó el trabajo porque no se sentía preparado para ésta tarea. Él se la pasó todo el año asistiendo a todos los partidos que podía asistir y leyendo todo sobre el béisbol. En 1959 hizo su debut como locutor de los Dodgers en español y el pensó que trabajaría solamente unos seis o siete años antes de regresar al periodismo o ser comentarista de soccer o boxeo. Pero después de 46 años, el sigue como locutor.

"Yo estaba en el lugar apropiado al tiempo apropiado", dijo Jarrín. "Yo he tenido demasiada suerte en éste país. Nunca he perdido el sueño preocupándome por el mañana porque siempre he podido tener tres o cuatro trabajos a la vez".

Jarrín le da crédito a los Dodgers al igual que el esfuerzo de Walter O'Malley en ser la primera organización en incorporar el español a sus transmisiones y haciendo del Mercado Hispano una pioridad. No es de sorprenderse que los Dodgers fueron el primer equipo en tener cobertura bilingüe diariamente. Aunque las primeras temporadas los locutores en español no viajaban con el equipo y solamente transmitían los partidos en casa y los fines de semana. A finales de los años 60 ellos empezaron a viajar a San Diego y a San Francisco.

En 1973, Jarrín empezó a viajar con el equipo tiempo completo, como el locutor número uno del equipo. Él bromeando dice, "Ellos no juegan si no estoy presente".

Lo que no es de risa es que, Jarrín ha visito el juego cambiar a el paso de los años...pero para algo mejor.

Cuando yo empecé en 1959 y al comienzo de los 60, en una mano se contaban los peloteros Latinos", agregó Jarrín. "Yo estoy hablando de Felipe Alou, Juan Marichal, Roberto Clemente y Orlando Cepeda, y eso era todo, al menos en la Liga Nacional. Yo se que no había muchos en la Liga Americana, pero había algunos.

Lo que enorgullece a Jarrín es que hoy la mayoría de jugadores estrellas, son Latinos. Y más que los jugadores más populares con la fanaticada como Alex Rodríguez, Manny Ramírez e Iván Rodríguez, son los mejores pagados.

"Es emocionante ver estos peloteros jugar, y fascinante ver los Hispanos que van a los estadios a verlos jugar", agregó. "Cuando me integré a los Dodgers, había un 8 a 10 por ciento de Hispanos yendo a partidos. Y ahora el estadio de los Dodgers tiene de promedio 38 a 40 por ciento de Hispanos en los partidos todas las noches, y eso habla muy fuerte sobre el poder del Mercado Hispano.

Lo que también agrada a Jarrín es cuántos partidos de Grandes Ligas son transmitidos en español. No le gusta que le digan que es un pionero o un ejemplo a quien seguir porque "para eso son los padres." A él le gusta hablar de lo que está pasando en transmisiones en español a través del país.

"Creo que tuve algo que ver con abrirle las puertas a mis compatriotas Latinos trabajando con el béisbol", dijo. "Pero cuando fui introducido al salón de la fama del béisbol en 1998, yo supe que con todo lo que había yo recibido, yo tenia la responsabilidad de abrir las puertas a todos mis compañeros".

Pepe Yñiguez y Fernando Valenzuela se unen junto a Jarrín en el palco de transmisiones.

"Para mi, la experiencia con Jaime ha sido una hermosa", dijo Yniguez, quien está en su séptima temporada con los Dodgers. "Más que un Profesional, es un caballero. Él merece todo el respeto porque lo ha hecho con puro talento y esfuerzo. Trabajar con él es algo divertido, y lo debe de hacer ya que paso más tiempo con él, que con mi esposa, así que debe ser divertido".

Los honores que ha recibido Jarrín es el honor Presidencial de la Asociación de Locutores del Sur de California, un monumento en el salón de la fama de los locutores de California y en el museo de béisbol Hispano.

En 1998, él se convirtió en el segundo locutor en español en ser introducido al salón de la fama de béisbol en Cooperstown, Nueva York, acompañando a Buck Canal como el ganador del premio anual de Ford C. Frick Award.

"El salón de la fama es el logro más grande que se puede obtener, y es algo que no se puede gozar a lo máximo", dijo Jarrín. "Es para tu familia y tus hijos y los hijos de tus hijos. El 26 de Julio de es año, fue un día especial, y no tengo las palabras para describir lo que se siente ser uno de los mejores del béisbol".

Jarrín está viviendo un sueño y continuara haciéndolo hasta que sus cuerdas vocales lo permitan. Las razones de sus triunfos y el de las transmisiones en español son fáciles, el dice.

"En nuestra cultura, trabajamos duramente", agregó. "Amamos el football soccer, amamos el boxeo y amamos el béisbol. Si ofrecemos algo en su idioma, la fanaticada Hispana va prestar atención, y asistirán a los partidos".