Cada pregunta que se le ha formulado al dirigente de los Angels Mike Scioscia acerca de porqué su equipo tiene oportunidad de ganar y pasar al playoff en el 2007, es contestada de manera simple y directa. Scioscia responde con su estilo característico, muy calmado, con respuestas calculadas y analizadas. "Tenemos mucha profundidad en cada aspecto de nuestro juego". Muchos se preguntan porqué no mencionar a los toleteros Vladimír Guerrero, Garret Anderson ó Shea Hillenbrand? Ó hablar del prometedor bate del joven Howie Kendrick? También, porqué no expandír acerca de la rotación tremenda de cinco ó séis sólidos abridores, envidiada en los círculos del béisbol? Más? Qué les parece la velocidad y agresividad en las bases?

Scioscia, en su octavo año como manager de los Angels, sabe muy bién que el centrarse solamente en una categoría de su equipo no va a sér provechoso, y es por eso que le dá mucho valor a que en un equipo el roster se compone de veinticinco hombres. Y además, la temporada es larga. De ahí la importante palabra "profundidad". A través de los años, se ha probado que ningún equipo va a ejecutar en cada aspecto a través de 162 juegos. Obviamente de año a año, una faceta ó categoría de tu equipo va a tener más consistencia que otra, como el ejemplo de los Yankees y Boston con tremendas ofensivas, pero que a la hora de hablar de cámbios durante el més de Júlio, andan buscando siempre lo mismo: pitcheo; ya puede ser de relevo, ó abridores calificados. Por ello, hacemos énfasis aquí en lo que muchos dirigentes no pueden conseguír por toda una temporada, que és, quién me puede rescatar a la hora que se me lesione álguien? Ó cuando necesite descansar a un jugador regular y hasta a un lanzador cansado por una agotadora primera mitád.

El roster de los Angels muestra la habilidad de ser intercambiable en vários aspectos, al iguál que mucha versatilidad. El pitcheo abridor tiene la mezcla de jóvenes veteranos como John Lackey, Kelvim Escobar, y Ervin Santana; así como poseen la juventud de Joe Saunders, Dustin Moseley la sensación del 2006, Jered Weaver. La llegada del veterano y ganador del Cy Young en la Liga Americana en el 2005 Bartolo Colón, añade otra dimensión. La versatilidad del bullpen con Hector Carrasco, Scot Shields, Darren Oliver, Justin Speier, y el mejór cerrador en el béisbol en el 2006, Francisco Rodríguez, son todos piezas que de una manera u otra se saben intercambiar y complementarse uno al otro de manera formidable.

Vamos a los jardineros: Gary Matthews Jr., Vladimír Guerrero, y Garret Anderson forman una combinación ofensiva letál, cuando están todos en su juego. Matthews añade el potenciál de convertír cualquier batazo por el central en una jugada de circo. Los jugadores del cuadro interior, Casey Kotchman (1B), Howie Kendrick (2B), Orlando Cabrera (SS) y Chone Figgins/Maicer Izturis (3B) forman una combinación que puede quitarle peso a los lanzadores cuando lancen a contacto (Figgins comenzó la temporada lesionado y pronto se integrará al equipo). Los receptores Mike Napoli y José Molina traen la amenaza de poder frenar el juego en las bases a la oposición, y también el balance de poder y juego fundamental a la ofensiva. El bate veterano de Shea Hillenbrand balanceará la alineación en el médio y trae probada producción, sin olvidarnos de que con Diós mediante, el poderoso Juán Rivera podrá regresar alrededor del més de Júlio.

Escribiendo este artículo nos llega la notícia de que el segunda base Howie Kendrick tiene fractura en su mano izquierda al haber sido golpeado por un lanzamiento del derecho de los Atléticos Chad Gaudin. Estará fuera de acción de 4-6 semanas. Así que esta profundidad de la que expandimos, de inmediato, igual que el año pasado está siendo probada. Optimismo existe, en una division donde Seattle y Texas han mejorado bastante, y donde Oakland tiene la capacidad cada temporada de ser muy competitivo. Mas bién, lo que necesita existír para los Angels de Arte Moreno es la consistencia en cada departamento para que haya béisbol en el Angel Stadium hasta los dias avanzados del Otoño.